Aborto legal: la promulgación de la Ley y el efecto dominó en la región.

Con la presencia de referentes históricas de la lucha por el derecho a decidir, Alberto Fernández promulgará hoy la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Distintas especialistas en género y militantes feministas opinan sobre lo que se viene y el impacto de la ley en la región.

Desde el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández encabezará hoy el acto de promulgación de la Ley de Regulación del Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y a la Atención Postaborto, aprobada por el Congreso Nacional el pasado 30 de diciembre. Se completa así el proceso legislativo que despenaliza y legaliza en Argentina el aborto hasta las 14 semanas de gestación de forma voluntaria y gratuita dentro del sistema de salud.

“Se trata del último paso que perfecciona la puesta en vigencia de una ley. A partir de la promulgación, el presidente confirma su contenido y entonces queda plenamente operativa. Falta la cuestión de la reglamentación, que veremos si sale con la promulgación o más adelante. Aunque no en todos los casos es necesaria la reglamentación, porque la ley en muchos puntos es muy clara. Y después viene todo lo que tiene que ver con política pública: el Ministerio de Salud de la Nación tiene función de súper rectoría sobre los Ministerios de Salud de las provincias y de las Secretarías de Salud a nivel municipal”, explica la abogada Sabrina Cartabia Groba, presidenta de la Asociación Civil Red de Mujeres e integrante del Colectivo Ni Una Menos.

El intenso trabajo de acuerdos/tires-aflojes-y negociaciones durante los días previos a la maratónica sesión en la Cámara Alta fue clave para inclinar la balanza del poroteo y evitar que el proyecto rebote.

A cambio, el oficialismo informó que el Poder Ejecutivo vetará parcialmente los artículos 4 inciso b y 16 de la ley Nro. 27610. El quid de la cuestión: eliminar la palabra “integral” cuando se refiere a la causal de salud que inhabilita el acceso al aborto luego de las 14 semanas de gestación. Transcurrido ese plazo, entonces, se mantendrán las causales de IVE vigentes en el país desde 1921: cuando el embarazo representa un riesgo para la vida o la salud de una persona embarazada, o cuando es producto de una violación.

En línea, Cartabia Groba agrega: “La ley se puede promulgar igual, sin esa palabra. Y hay que tener en cuenta que nosotros ya teníamos los abortos legales de las causales, por lo tanto no es tan grande el ajuste que tienen que hacer los sistemas de salud. Es decir, no pasamos de un esquema en el que estaba todo prohibido a otro esquema de permisión. Ya teníamos un esquema con permisos y ahora se sumó, por decirlo de alguna manera, un nuevo permiso ligado a la edad gestacional. No es más complicado a lo que ya se venía trabajando”.

En América latina, la mayoría de los países se reparten entre la prohibición del aborto sin excepciones ─El Salvador, Nicaragua, Honduras y Haití, entre otros─ y un abanico de causales. Sin embargo, la aprobación argentina envalentonó esperanzas de un coletazo verde en la región.

La campaña nacional de Aborto Libre, Seguro y Accesible de Puerto Rico, por ejemplo, convocó esta semana a una manifestación para exigirle a la nueva Legislatura que proteja los derechos reproductivos y sexuales y se rijan por la separación de Iglesia y Estado contemplada en la Constitución.

Luego de la votación en el Senado argentino, José Ramón López Beltrán, el hijo mayor del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, se manifestó a favor del avance en materia de derechos humanos. “Ya nos toca”, escribió en Twitter. En México el aborto solo es legal sin condiciones en la Ciudad de México y en el estado de Oaxaca.

Y Chile inició ayer en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputadas y Diputados la discusión sobre una propuesta de despenalización del aborto hasta la semana 14.

Izani Bruch, Obispa de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile, relata el paso dado al otro lado de la cordillera: “Fue retomado un proyecto de despenalización del aborto sin causales que había sido ingresado en agosto de 2018 por distintas parlamentarias, porque la ley de las tres causales no contempla las realidades de todas las mujeres. Nos alegramos de que la iniciativa vuelva a ser discutida en nuestra sociedad, aunque sabemos que tiene por delante un camino largo pues ya el gobierno manifestó que no existen razones para ampliar o modificar la norma actual. Será duro, pero lo ocurrido en Argentina nos sirve de luz para seguir la lucha y para que podamos celebrar también en Chile la despenalización del aborto”.

Por su parte, Kelly del Sol, de la Colectiva Audiovisual Mujer Dispara, comparte las repercusiones en Perú: “El domingo pasado nos reunimos por zoom activistas feministas de todas las regiones para analizar cómo instalar el aborto legal en la agenda política y mediática de cara a las elecciones presidenciales en abril, tomando como referencia puntos del proceso en Argentina”.

Kelly enumera los primeros consensos: “Decidimos revisar e identificar qué candidatos y candidatas son pro-derecho a decidir para tenerlos en la mira. También pusimos el foco en articular de manera regional y a partir de eso surgió realizar un directorio nacional de colectivas y de organizaciones feministas, porque el Perú tiene costa y selva y hay diferentes realidades. Trabajar de manera articulada para descentralizar el movimiento feminista y abortero es un gran desafío. Otro eje importante en el que estuvimos de acuerdo fue en convocar para todos los cuerpos gestantes, es decir que el aborto en Perú sea trans-incluyente”.

Y continúa: “Definimos hacer un recuento sobre nuestra historia del aborto y para eso armamos comisiones de educación. Será fundamental tener aliadas teólogas feministas, porque si contamos con información teológica le quitamos piso a los fundamentalismos religiosos. Aquí la movida `Con mis hijos no te metas´ es gigante, lo mismo el Opus Dei que mueve mucho dinero amarrado con personas con poder. Finalmente mencionamos la importancia de crear una estrategia comunicacional para saber a quiénes nos dirigimos y cómo lo hacemos. Tenemos que desmitificar y cuestionar temas en el mismo hablar coloquial de la población para poder avanzar. Estamos tomando muchas lecciones de la experiencia argentina en búsqueda del aborto legal. Tenemos que estar preparadas”.

Lo que viene

Para los feminismos de estos pagos la ley de IVE marca una conquista pero sobre todo una enorme base desde donde seguir machacando para la emancipación de los cuerpos de mandatos patriarcales. Al menos en lo formal, se acabó el binomio reproducción-maternidad. Comienza, así, otra etapa: la de garantizar el acceso al derecho en todo el territorio y hacer frente a las contraofensivas.

Ruth Zurbriggen, de la colectiva La Revuelta en Neuquén, se anima a spoilear futuros retos: “Conocemos demasiado las desigualdades que existen en el sistema de salud como para considerar que será sencillo. Pienso que las organizaciones tenemos un rol muy importante cuidando la ley. Cuidarla es darla a conocer en cada rincón del país, hacerla valer para que nadie que solicite un aborto obtenga como respuesta una dilación, un trato indigno, una reprimenda, una ecografía violenta. Cuidarla para que haya presupuestos adecuados, para que los abortos medicamentosos sean con mayor calidad, para que no falten insumos, para que se den opciones a la hora de ofrecer el método para abortar, para que haya formación permanente y para que se generen los cambios curriculares necesarios en la formación académica”.

Cual partida de T.E.G, la teóloga feminista entrerriana Claudia Florentín cree que lo que viene requerirá de nuevas jugadas: “Hay que leer con atención las declaraciones post votación del presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas, porque plantea que los legisladores y las legisladoras no representan a las provincias, ni el `sentir popular´. Están deslegitimando la representación política. Pero como saben que no pueden salirse del juego de la democracia apuntan a formar futuros gobernantes. Es decir, no se van a quedar quietos. Al contrario. Y cada vez más van a buscar deslegitimar a los y las representantes y van a empezar a ampliar su base política”.

Fuente Infobae

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Accepto Leer mas