Alberto Fernández cruzó a los banderazos de la oposición y su campaña anticuarentena.

El presidente señaló que lo acusaron de cuestiones insólitas como ser parte de un complot mundial. Ocurrió a dos días de la aparición de bolsas mortuorias en la Casa Rosada.

El presidente Alberto Fernández repudió las movilizaciones que se realizaron en medio de la pandemia del coronavirus y cuestionó que los motivos de las protestas fueron absurdos como acusarlo de ser parte de un complot mundial para encerrar personas.

“Desde el primer día tomamos decisiones y desde el primer día recibimos críticas. Primero reclamaban cuidar la rentabilidad más que la salud, más tarde los que negaban la existencia de la pandemia nos acusaban de ser parte de un complot universal para mantener encerrada a la gente”, sostuvo en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso.

El presidente apuntó contra los motivos de las protestas: “Cualquier razón se volvió válida para incitar banderazos y romper los protocolos impuestos con la sola razón de golpear la credibilidad de un gobierno convencido buscaba preservar la salud”.

Fuente El Destape

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Accepto Leer mas