Graves denuncias de las Trabajadoras de la Defensoria Municipal.

Las trabajadoras de la Dirección de Defensoría Municipal elevaron un reclamo en busca de visibilizar la situación en la que se encuentran.

COMUNICADO OFICIAL DE LAS TRABAJADORAS.

Las trabajadoras de la Dirección de Defensoría Municipal dependiente de la Secretaría de la Mujer, Género y Diversidad del Municipio de Río Grande, queremos visibilizar la situación en la que nos encontramos en la institución. El trabajo en nuestro organismo se sostiene con trabajadoras precarizadas: la gran mayoría de nuestras compañeras son monotributistas (no cobran aguinaldo, ni presentismo, ni horas extras), careciendo de estabilidad laboral. Por otro lado, las condiciones edilicias de nuestro lugar de trabajo no son adecuadas, debido a que el espacio físico es reducido, impidiendo, de esta manera, cumplir con el distanciamiento social y obligatorio, en el marco de la pandemia por covid. Asimismo, no se garantizan las medidas de higiene necesarias para enfrentar la situación de emergencia sanitaria. A su vez, nos encontramos expuestas diariamente a situaciones de violencias por parte de los agresores de las personas a quienes acompañamos, colocándonos en una situación de riesgo y peligro constante.

Lxs recursxs humanxs profesionales, administrativas, incluso los materiales, no resultan ser suficientes para abordar las situaciones en las que intervenimos, generando una sobrecarga de tareas. Frente a la complejidad de la situación en la que nos encontramos como trabajadoras, decidimos elevar una nota formal a la Secretaría de la Mujer, Género y Diversidad, por intermedio de la Coordinación del organismo, explicando el contexto en el que nos encontramos inmersas, solicitando: mejoras salariales para las compañeras precarizadas que se encuentran trabajando bajo la modalidad de locación de servicios; la aplicación del ítem de responsabilidad profesional; la aplicación del ítem de insalubridad y el de tarea riesgosa y/o penosa, por la labor que realizamos al trabajar con situaciones de violencia por motivos de género, cuyas consecuencias pueden traer aparejado el desgaste o agotamiento profesional, estrés laboral, entre otros padecimientos y/o afecciones; presencia de personal de seguridad en la oficina; cambio del lugar físico de la Defensoría Municipal; asimismo se solicitó la incorporación de otra abogada patrocinante con firma, debido a que se contaba sólo con el patrocinio de la coordinadora; y, finalmente, supervisión externa, en pos de capacitar y acompañar a quienes cuidan.

Ello derivó en situaciones de violencia institucional y laboral contra nuestras compañeras y, consecuentemente, en el despido de una de ellas, el cual fue sin previo aviso, sin causal justificada, de forma totalmente injusta y arbitraria, sumado a que se suscitó en pleno contexto de pandemia.

A su vez se ordenó la reubicación de una de las compañeras como medida disciplinaria, y finalmente se solicitó la renuncia de una de las compañeras, que se encuentra con licencia médica. Entendemos la importancia del servicio que brinda la Dirección de la Defensoría Municipal, porque trabajamos allí, pero también estamos convencidas de que la atención debe hacerse de manera responsable e integral, en condiciones dignas e igualitarias.

Destacamos nuestro compromiso con el trabajo que realizamos diariamente en todas las situaciones que acompañamos, y que desarrollamos aún en las condiciones que detallamos anteriormente; pues, quienes trabajamos con situaciones de violencia por motivos de género, apelamos a deconstruir prácticas violentas y a construir, desde el lugar en el que nos encontramos, relaciones libres de violencias y basadas en la igualdad de derechos. Es por ello que nos encontramos en la necesidad de visibilizar las situaciones de VIOLENCIA LABORAL E INSTITUCIONAL que hemos padecido por parte de la Secretaria de la Mujer, Género y Diversidad del Municipio de Río Grande, afectando de esta manera nuestra salud e integridad física y mental; y perjudicando a su vez de forma directa a la población que acompañamos.

Todo ello debido a los despidos y renuncias de gran parte de la equipa interdisciplinaria, provocando un vaciamiento en la Dirección de la Defensoría Municipal. Es en este marco en el que exigimos: condiciones dignas de trabajo y cese de todo acto de violencia laboral e institucional contra las trabajadoras de la Dirección de la Defensoría Municipal del Municipio Río Grande, y en pos de lxs trabajadorxs que quedan y lxs que vendrán.

Adhieren: Se reciben adhesiones y quedamos a disposición al mail: equipadefensoriargtdf@gmail.com

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Accepto Leer mas