Karukinka Noticias Karukinka Noticias

El padre de Tehuel de la Torre no se resigna: “La fiscal sabrá más de leyes, pero de calle no”.

Andrés (68) está convencido de que su hijo sigue vivo y es víctima de una red de trata. Ex remisero jubilado, hasta se animaría a recorrer provincia por provincia para buscarlo.

NACIONALES 11 de marzo de 2022 Karukinka Noticias Karukinka Noticias
WSOUHUW65NG4ZCAKWIKYHQ4PGA

banner 780x90-31 aniversario Tierra del Fuego AIAS - 780x90

¿Dónde está Tehuel?

Desde hace un año, la misma pregunta se replica en las calles, en las banderas y pancartas de las marchas que se hacen los días 11 de cada mes para recordar que el joven trans, de 22 años, continúa desaparecido ¿Dónde está Tehuel?, interpelan las paredes, los grafitis y las pegatinas que hay en distintas partes de todo el país. ¿Dónde está Tehuel?, se pregunta el colectivo LGTBIQ+, que también exige su “Aparición con vida ¡YA!”. ¿Dónde está Tehuel?, quieren saber su hermana gemela, Ailén, y su papá, Andrés de la Torre.

Y, ¿dónde está Tehuel?

Hasta ahora no hay respuesta.

Faltan dos días para que se cumpla un año de la desaparición de Tehuel de la Torre y, del otro lado del teléfono, la de voz de su papá se escucha firme. La última comunicación que tuvo con su hijo, dice, fue ese viernes 11 de marzo de 2021. “Le mandé por WhatsApp un chiste, pero no me contestó. Al día siguiente, a eso de las seis y pico de la tarde, me llamó la novia y me contó que se había ido a una entrevista de trabajo y nunca volvió”, contó Andrés de la Torre (68).

Padre de 11 hijos, Andrés crió a Tehuel y a su hermana gemela, Ailén, desde que tenían dos años porque su progenitora los abandonó. Lo hizo, explica a este medio, con ayuda de la mujer que en ese momento era su pareja. “Después me separé y, desde sus 13 a sus 18, vivimos los tres juntos: Tehuel, Ailén y yo. Cuando cumplieron 14, viajamos a Mar del Tuyú y conocieron por primera vez el mar. También fuimos a las playas de Nueva Atlantis. Fue en unas vacaciones de invierno”, recordó Andrés.

Actualmente jubilado, el hombre que solía ser chofer de remís, dijo que desde que desapareció su hijo “la vida es mala”. Un contraste fuerte con las épocas en que “agarraba el auto” y se iba de viaje a pescar con Tehuel y Ailén.

“Hay días que no tengo ganas de hacer nada. Este viernes, por ejemplo, tengo que ir a ver a la fiscal (Karina Guyot). La verdad: no tengo ganas de ir. ¿Qué querés que te diga? Estoy enojado. Enojado con el sistema, con el Poder Judicial, con el desempeño de la Policía, con todos... Me estuvieron engañando, dilatando todo”, apuntó el hombre que, en todo momento, se referirá Tehuel como su “hija”.

Después de doce meses sin pistas de Tehuel, Andrés de la Torre está gastado e inconforme con la forma en que se llevó adelante la búsqueda de su hijo. “La investigación es lenta, más lenta que una tortuga. Los rastrillajes estuvieron mal hechos. La Justicia se mueve porque yo le doy empujones, porque meto presión”, se quejó Andrés.

La crítica más fuerte que hace a la investigación que encabezó la fiscal Guyot es que la alerta naranja de búsqueda de Tehuel la sacaron tres meses después de su desaparición. “Deberían haberlo hecho a la semana”, apuntó.

Con respecto al hallazgo de una mancha de sangre del joven trans en la vivienda de Luis Alberto Ramos, uno de los dos imputados, dato que en noviembre pasado hizo dar un giro en la investigación de la causa y pasó a investigarse como homicidio agravado por odio de género, su papá sostiene que puede haber sido producto de un golpe para reducirlo, pero no evidencia de que le hayan quitado la vida.

“A Tehuel siempre lo buscaron muerto cuando hay más de un indicio de que podría haber sido víctima de una red de trata”, afirmó su papá. También aseguró que, si tuviera dinero, él mismo encabezaría una búsqueda para encontrar a su hijo. Es que, gracias a su experiencia como chofer, Andrés de la Torre recorrió y conoce prácticamente todo el país.

“Me gustaría ir a determinadas provincias y buscar en la parte de las fronteras. Tehuel tiene que aparecer sí o sí. No voy a claudicar en la búsqueda, yo no pierdo la esperanza de que esté con vida. La fiscal se cree que sabe más que yo. Sabrá más de leyes, pero de calle no”, dice.

El 11 de marzo de 2021, Tehuel de la Torre salió de su casa en San Vicente con la esperanza de conseguir trabajo. El acceso a un puesto laboral registrado (y no registrado) es una complicación para la población trans. Como consecuencia de esto, por ejemplo, el 90% de las mujeres trans subsiste ejerciendo el trabajo sexual. En este contexto, en junio del año pasado, desde el Gobierno establecieron un 1% de cupo laboral en los puestos estatales nacionales, pero aún no hay datos sobre su impacto.

Con respecto a la violencia, la población trans es la más afectada por los crímenes de odio contra la comunidad LGBTIQ+. Solo en 2021, según el último informe anual del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación, se registraron 9 transfemicidios perpetrados por hombres y sus cómplices.

Este viernes, con motivo cumplirse un año de la desaparición del joven trans, hay previstas varias movilizaciones en distintas partes del país. En la Ciudad será a partir de las 16 desde la Casa de la Provincia de Buenos Aires (Callao 200) rumbo al Congreso de la Nación.

También, a las 12, se inaugurará un mosaico en la vieja Estación de San Vicente para recordar a Tehuel. La actividad será encabezada por “Mosaico Urgente”, un colectivo de mujeres artistas callejeras feministas que se destacan por hacer trabajos con temáticas relacionadas a los derechos humanos y a las luchas sociales.

“¿Cómo recuerdo a Tehuel? Tehuel era un amor. Siempre bien predispuesto, siempre sonriendo. Nunca tenía un día malo”, dijo su papá. “Jamás en mi vida me imaginé que a uno de mis hijos podía pasarle algo así. Por eso, voy a seguir buscando a Tehuel”, se despidió Andrés.

Mientras tanto, habrá que seguir preguntándose: ¿Dónde está Tehuel?

1180x180

350x270

WhatsApp Image 2022-05-30 at 5.52.50 PM

BTF---Fueguina-Dale-0521-336x280

WhatsApp Image 2022-03-02 at 1.39.17 PM