Karukinka Noticias Karukinka Noticias

A un mes de romper el silencio, falleció María del Carmen la mamá de Marcela Andrade.

En las últimas horas falleció María del Carmen Torres, madre de Marcela Andrade, la niña de 10 años que fue asesinada el 13 de junio de 1982. A un mes de contar por primera vez todo lo sucedido con su hija partió para recentrarse con ella. Carmen había dejado el miedo atrás, y rompió por primera vez el silencio a días de cumplirse el 40 aniversario de la muerte de Marcelita. Ella contó con mucho dólar y angustia todo lo que aconteció, que solo era recordado por algunos antiguos pobladores, pero que jamás se había hablado públicamente.

ACTUALIDAD 10 de julio de 2022 Karukinka Noticias Karukinka Noticias
e_1657469567

Línea 149_Banner web 780x90

El doloroso hecho que marcó la vida de Carmen y toda su Familia

El suceso ocurrió un 13 de junio de 1982, Marcela que en su momento tenía 10 años paseaba, como todos los domingos, en un Renault 12 junto a María del Carmen Torres (su mamá), Esterlina Torres y en conjunto de Elsa Carranza (cuñada), Emiliano Torres (3 meses) y Federico Torres (1 año y medio). “Era un día precioso, nosotros íbamos a ir a buscar agua a la Misión. Entonces subimos damajuanas al auto y la invité a mi cuñada para que vayamos todos juntos, íbamos bien, no vimos a nadie circular”. Continuó, “hasta que de pronto oímos un ruido, estábamos ubicadas pasando la Misión en la curva e íbamos hasta el Cabo Domingo y vi que venía un auto atrás mío, era un matrimonio mayor y dio la vuelta en u, como pensábamos darla nosotros. En ese momento era todo ripio y lo primero que pensé era que me habían tirado un cascote de piedra”.

“Me bajo del auto y no veo a mi hija, fue terrible, llegaron un montón de militares. No había nadie, entonces, bajé como pude y la abracé repleta de sangre, perdí mi vida”. Agregó, “un militar me trajo al hospital, con mi nena en los brazos, pero ya había fallecido. Recibió un balazo en su cabeza”.

Aseguró que “nunca me imaginé que era una bala, yo en ese momento no quería que nadie me toque

Para contextualizar el momento, Esterlina Torres cuenta que “en esa época había oscurecimiento en la ciudad a partir de las 7 de la tarde, a pesar de que era invierno y acá oscurece temprano. Pero no había tele, no había información, salvo lo que pasaba alrededor de las 10 de la noche en la radio que teníamos en casa sobre los soldados caídos y lo que había pasado”. Recordemos que para ese entonces existían restricciones horarias para la circulación por la vía pública.

Con respecto a la causa luego de la muerte de la pequeña, María del Carmen Torres dijo: “Pasaron tres días hasta que me entregaron el cuerpo de mi hija”. No obstante, “nunca se dijo nada, se tapó todo. Yo no sé si fue a cargo de su padre, pero me prohibieron hablar porque si no me iba a pasar algo, me dijeron, por lo que yo tuve que quedarme callada”. “No puedo explicar cómo estoy viva, porque lo viví y con su muerte se me derrumbó todo. Es un hijo que se pierde”.

Esterlina Torres, hermana de María del Carmen, aclaró que “solamente después nos llamaron de la policía para declarar, yo conté los hechos tal cual sucedieron, pero nunca hubo una devolución o una explicación. Mi hermana no podía ir en el estado que estaba, vivir esta experiencia y recordarlo es volver a destapar el pasado”.

Continuó, “en su momento dijeron que éramos sospechosos, entonces, le dispararon supuestamente a la rueda y no fue allí. El disparo pudo ir a cualquiera y en ese momento sentimos una gran explosión dentro del auto y de pronto no veíamos nada, porque un polvo blanco quedó dentro del auto, nos tapaba la visión y no entendíamos que sucedía, nos faltaba la respiración y salimos del vehículo”.

Luego del disparo, “llegó al lugar un cordón de militares y se acercaron, cuando vieron lo sucedido mi hermana se fue y nosotros nos quedamos ahí”.

Fue una causa a la que obligaron a olvidar y reprimir, como bien lo indicaba Elsa Carranza, “ningún medio se ocupó de informar esto, la poca gente que lo sabía era porque nosotros lo contábamos o se habían enterado del velorio. Y obviamente nadie era libre de decir lo que quería, nadie podía expresar una opinión, eso era dictadura pura y no se podía ni preguntar. Nos llamaron a declarar por protocolo, pero para nada. La gente no supo lo que pasó y hasta el día de hoy no se sabe; se acuerdan de la guerra, pero no de que hubo una nena muerta de esa forma”.

“Hoy los medios periodísticos están full time porque tenemos otras tecnologías, en ese entonces, estaba Radio Nacional y Canal Trece. Además, todo está en manos del poder militar”.

Homenajes en Río Grande

Carmen dijo que su sobrino fue a quien se le ocurrió hacerle un homenaje a su prima Marcela, por lo cual la contactó, ella le dijo que no era correcto hacerlo el día 2 de abril, sino el 13 de junio cuando se cumpliría un nuevo aniversario de fatal hecho. Por lo cual viajó a Río Grande para contar todo lo que vivió en estos 40 años.

El lunes 13 de junio se colocó una placa junto a una foto en la pared de ingreso a la Escuela N°2 Dr. Benjamín Zorrilla, del acto participaron los directivos, Carmen y su familia. Ella dijo que ya no quería volver hablar de todo lo que pasó pero que agradecía que Río Grande pueda saber que Marcela también fue una victima de la Dictadura Militar en la ciudad de Río Grande.

Fuente: Minuto Fueguino

1180x180

350x270

WhatsApp Image 2022-05-30 at 6.28.38 PM

BTF---Fueguina-Dale-0521-336x280

WhatsApp Image 2022-03-02 at 1.39.17 PM