“El interno Jeffrey Epstein está durmiendo”: documentos revelaron detalles de su muerte y los últimos días en la cárcel.

Miles de documentos de la Oficina Federal de Prisiones permitieron una reconstrucción psicológica de los acontecimientos que condujeron al suicidio del empresario acusado de trata de menores en 2019.

INTERNACIONALES 02 de junio de 2023 Karukinka Noticias Karukinka Noticias

BANNER_WEB_AREF

BSHCD4V2RDIBYVOEZSYFDGED5U

Banner_Web_Operativo_Invierno_780x90

Dos semanas antes de acabar con su vida, Jeffrey Epstein se sentó en un rincón de su celda de Manhattan con las manos sobre los oídos, desesperado por amortiguar el sonido de un inodoro que no paraba de funcionar.

Epstein estaba agitado y era incapaz de dormir, según observaron los funcionarios de la cárcel en los registros obtenidos recientemente por The Associated Press. Se llamó a sí mismo “cobarde” y se quejó de que estaba luchando por adaptarse a la vida tras las rejas después de su arresto el 6 de julio de 2019 por cargos federales de tráfico sexual y conspiración, su vida de lujo reducida a una jaula de concreto y acero.

El financiero caído en desgracia estaba bajo observación psicológica en ese momento por un intento de suicidio apenas unos días antes que le dejó el cuello magullado y raspado. Sin embargo, incluso después de un período de 31 horas en observación por suicidio, Epstein insistió en que no era suicida, diciéndole a un psicólogo de la cárcel que tenía una “vida maravillosa” y que “sería una locura” ponerle fin.

El 10 de agosto de 2019, Epstein estaba muerto.

Casi cuatro años después, la agencia AP ha obtenido más de 4.000 páginas de documentos relacionados con la muerte de Epstein de la Oficina Federal de Prisiones bajo la Ley de Libertad de Información. Incluyen una detallada reconstrucción psicológica de los acontecimientos que condujeron al suicidio de Epstein, así como su historial médico, informes internos de la Oficina, correos electrónicos, memorandos y otros registros.

En su conjunto, los documentos obtenidos el jueves por la AP ofrecen el relato más completo hasta la fecha de la detención y muerte de Epstein, así como de sus caóticas secuelas. Los documentos ayudan a disipar las numerosas teorías conspirativas que rodean el suicidio de Epstein, subrayando cómo los fallos fundamentales de la Oficina de Prisiones -incluida la grave escasez de personal y los recortes de los empleados- contribuyeron a la muerte de Epstein.

Arrojan nueva luz sobre la confusa respuesta de la agencia federal de prisiones después de que Epstein fuera encontrado inconsciente en su celda del ahora clausurado Centro Correccional Metropolitano de Nueva York.

En un correo electrónico, un fiscal involucrado en el caso penal de Epstein se quejaba de la falta de información por parte de la Oficina de Prisiones en las horas críticas posteriores a su muerte, escribiendo que era “francamente increíble” que la agencia emitiera comunicados de prensa públicos “antes de decirnos la información básica para que podamos transmitirla a sus abogados, que pueden transmitirla a su familia”.

En otro correo electrónico, un alto funcionario de la Oficina de Prisiones sugería al director de la agencia que los reporteros debían estar pagando a empleados de la cárcel por información sobre la muerte de Epstein, ya que estaban informando sobre los fallos de la agencia, poniendo en entredicho la ética de los periodistas y de los propios trabajadores de la agencia.

Los documentos también proporcionan una nueva ventana en el comportamiento de Epstein durante sus 36 días en la cárcel, incluyendo su intento previamente no informado de conectar por correo con otro pedófilo de alto perfil: Larry Nassar, el médico del equipo de gimnasia de EEUU condenado por abusar sexualmente de decenas de atletas.

La carta de Epstein a Nassar fue devuelta al remitente en la sala de correo de la cárcel semanas después de la muerte de Epstein. “Parece que la envió por correo y se la devolvieron”, dijo el investigador que encontró la carta a un funcionario de prisiones por correo electrónico. “No estoy seguro de si debo abrirla o si debemos entregársela a alguien”.

La carta en sí no se incluyó entre los documentos entregados a la AP.

La noche antes de su muerte, Epstein se ausentó de una reunión con sus abogados para llamar por teléfono a su familia. Según una nota de un jefe de unidad, Epstein dijo a un empleado de la cárcel que estaba llamando a su madre, que en ese momento llevaba 15 años muerta.

La muerte de Epstein aumentó el escrutinio sobre la Oficina de Prisiones y llevó a la agencia a cerrar el Centro Correccional Metropolitano en 2021. Estimuló una investigación de AP que ha sacado a la luz problemas profundos, de los que no se había informado previamente, dentro de la agencia, la mayor del Departamento de Justicia, con más de 30.000 empleados, 158.000 reclusos y un presupuesto anual de 8.000 millones de dólares.

Un memorando interno, sin fecha pero enviado después de la muerte de Epstein, atribuía los problemas en la cárcel a “niveles de personal seriamente reducidos, formación inadecuada o falta de formación, seguimiento y supervisión”. En el memorando también se detallaban las medidas adoptadas por la Oficina de Prisiones para subsanar las deficiencias que el suicidio de Epstein puso al descubierto, como exigir a los supervisores que revisen los vídeos de vigilancia para asegurarse de que los funcionarios realizan las comprobaciones de celdas exigidas.

El abogado de Epstein, Martin Weinberg, dijo que las personas detenidas en el centro soportaban “condiciones medievales de reclusión a las que ningún acusado estadounidense debería haber sido sometido”.

“Es triste, es trágico, que haya hecho falta este tipo de sucesos para que finalmente la Oficina de Prisiones cierre esta lamentable institución”, dijo Weinberg el jueves en una entrevista telefónica.

Los trabajadores encargados de vigilar a Epstein la noche en que se suicidó, Tova Noel y Michael Thomas, fueron acusados de mentir en los registros de la prisión para hacer creer que habían realizado las comprobaciones necesarias antes de que Epstein fuera hallado sin vida. El compañero de celda de Epstein no regresó tras una vista judicial celebrada el día anterior, y los funcionarios de prisiones no emparejaron a otro preso con él, dejándolo solo.

Los fiscales alegan que estaban sentados en sus escritorios a sólo 4,6 metros de la celda de Epstein, compraban muebles y motocicletas por Internet y paseaban por la zona común de la unidad en lugar de hacer las rondas obligatorias cada 30 minutos.

Durante un periodo de dos horas, ambos parecían haber estado durmiendo, según su acusación. Noel y Thomas admitieron haber falsificado los registros, pero evitaron ir a la cárcel gracias a un acuerdo con la fiscalía federal. Entre los documentos publicados el jueves se incluyen copias de algunos de esos registros, con las firmas de los guardias redactadas.

Otra investigación, llevada a cabo por el inspector general del Departamento de Justicia, sigue abierta.

Epstein llegó al Centro Correccional Metropolitano el 6 de julio de 2019. Pasó 22 horas en la población general de la cárcel antes de que los funcionarios lo trasladaran a la unidad de alojamiento especial “debido al aumento significativo de la cobertura mediática y el conocimiento de su notoriedad entre la población reclusa”, según la reconstrucción psicológica de su muerte.

Epstein declaró posteriormente que le molestaba tener que llevar el mono naranja que se proporcionaba a los reclusos de la unidad de alojamiento especial y se quejó de que se le tratara como a un “mal tipo” a pesar de que se comportaba bien entre rejas. Solicitó un uniforme marrón para sus visitas casi diarias con sus abogados.

Durante el reconocimiento médico inicial, el detenido, de 66 años, declaró que había tenido más de 10 parejas sexuales femeninas en los cinco años anteriores. Los informes médicos mostraban que padecía apnea del sueño, estreñimiento, hipertensión, lumbalgia y prediabetes, y que había sido tratado anteriormente por clamidia.

Epstein hizo algunos intentos de adaptarse a su entorno carcelario, según los registros. Se apuntó a una comida kosher y dijo a los funcionarios de prisiones, a través de su abogado, que quería permiso para hacer ejercicio al aire libre. Dos días antes de que lo encontraran muerto, Epstein compró en el economato de la prisión artículos por valor de 73,85 dólares, entre ellos una radio AM/FM y unos auriculares. Le quedaban 566 dólares en su cuenta cuando murió.

El panorama de Epstein empeoró cuando un juez le negó la libertad bajo fianza el 18 de julio de 2019 - aumentando la perspectiva de que permanecería encerrado hasta el juicio y, posiblemente más tiempo. Si era declarado culpable, se enfrentaba a hasta 45 años de prisión. Cuatro días después, Epstein fue encontrado en el suelo de su celda con una tira de sábana alrededor del cuello.

Epstein sobrevivió. Sus heridas no requirieron ingreso hospitalario. Fue puesto en vigilancia por suicidio y, más tarde, en observación psiquiátrica. Los funcionarios de prisiones anotaron en los registros que lo observaron “sentado al borde de la cama, ensimismado” y sentado “con la cabeza contra la pared”.

Epstein expresó su frustración por el ruido de la cárcel y su falta de sueño. En sus primeras semanas en el Centro Correccional Metropolitano, Epstein no disponía del aparato respiratorio para la apnea del sueño que utilizaba. Luego, el inodoro de su celda empezó a funcionar mal.

“Le dejaron en la misma celda con el váter roto”, escribió el psicólogo jefe de la cárcel en un correo electrónico al día siguiente. “Por favor, trasládelo a la celda de al lado cuando vuelva de la legal ya que el retrete sigue sin funcionar”.

El día antes de que Epstein pusiera fin a su vida, un juez federal desclasificó unas 2.000 páginas de documentos de una demanda por abusos sexuales interpuesta contra él. Ese hecho, según observaron los funcionarios de prisiones, erosionó aún más el elevado estatus previo de Epstein.

Esto, combinado con la falta de conexiones interpersonales significativas y “la idea de pasar potencialmente su vida en prisión fueron probablemente factores que contribuyeron al suicidio del Sr. Epstein”, escribieron los funcionarios.

ezgif-2-fdb2723f59

BTF---Nuevo-HB-0823---300x600