Cómo ganar la batalla contra la inflación.

Lecciones de Hikelandia, hogar de los banqueros centrales más tenaces del mundo.

ACTUALIDAD 12 de julio de 2023 Karukinka Noticias Karukinka Noticias

BANNER_WEB_AREF

SRN44EBW2K5SJELNAUFQ6G7LSQ

Banner_Web_Operativo_Invierno_780x90

Durante el año pasado hemos examinado la suerte económica de Hike-landia. En este grupo de ocho países -Brasil, Chile, Hungría, Nueva Zelanda, Noruega, Perú, Polonia y Corea del Sur - los bancos centrales han combatido la inflación con una agresividad sin parangón. Hikelandia empezó a subir los tipos de interés un año antes que la Reserva Federal de Estados Unidos, con lo que se adelantó a los acontecimientos. Desde entonces, su tipo de interés medio ha subido más de siete puntos porcentuales, frente a los cinco de la Reserva Federal. Sin embargo, durante meses los banqueros centrales de Hikelandia tuvieron pocas alegrías: la inflación seguía subiendo.

Ahora, por fin, eso está cambiando. Aunque la inflación “subyacente” de Hikelandia, una medida que elimina los precios volátiles como los de los alimentos y la energía, sigue siendo demasiado alta, en torno al 9% interanual, está bajando, en parte porque los tipos más altos están empezando a hacer mella. La experiencia de Hikelandia ofrece un rayo de esperanza a otros bancos centrales que luchan contra la inflación.

La inflación salarial se está moderando en todo el país. En Chile, por ejemplo, el crecimiento salarial ha bajado un poco desde la escandalosa tasa interanual del 11% alcanzada en enero. Esto, a su vez, está ayudando a reducir las medidas de presión inflacionista. En octubre, la tasa de inflación de Corea del Sur en el sector de los servicios, de gran intensidad de mano de obra, era del 4,2% interanual; desde entonces ha caído al 3,3%. La de Polonia ha bajado del 13,4% en diciembre al 12,3%.

Las expectativas de inflación también están bajando, influidas por la caída de los precios de la energía y los alimentos. El brasileño medio espera una inflación del 4% para el próximo año, frente al 6% de gran parte de 2022. Los kiwis estiman que la inflación dentro de cinco años será de alrededor del 1%, la mitad de su previsión de diciembre.

Noruega es el único miembro de Hikelandia que parece no avanzar. En mayo, los precios subyacentes aumentaron inesperadamente un 6,7% interanual, un nuevo máximo. La debilidad de la corona aumenta el coste de las importaciones. La fuerte demanda interna también influye. En junio, el banco central sorprendió a los mercados en un intento de enfriar los ánimos, subiendo el tipo de interés oficial en 0,5 puntos porcentuales.

Fuera de Oslo, el ambiente en los bancos centrales de Hikelandia ha cambiado. Los funcionarios siguen hablando con dureza, por supuesto. Los responsables de la política monetaria de Corea del Sur insisten en que mantendrán una política agresiva durante un “tiempo considerable”. El Comité de Política Monetaria de Brasil teme “un desanclaje mayor o más persistente de las expectativas de inflación a largo plazo”. Sin embargo, esto oculta el hecho de que los bancos centrales de Hikelandia han dejado en gran medida de subir los tipos. El banco de Chile cree que los riesgos inflacionistas “se han ido equilibrando”. El banco húngaro espera que “la desinflación siga acelerándose”.

Sin embargo, el éxito ha tenido un coste. En 2021 la economía mundial e Hikelandia crecían al mismo ritmo. Ahora, el crecimiento mundial es del 2,5% en tasa anualizada, e Hikelandia está estancada. La tasa de desempleo ha aumentado cerca de un punto porcentual desde su mínimo reciente en Chile, y está subiendo en Brasil y Nueva Zelanda. Al menos durante un tiempo, es probable que los responsables políticos de Hikelandia consideren que una economía más lenta es un precio que merece la pena pagar. La inflación tendrá que bajar muchísimo antes de que empecemos a llamar a estos países “Cut-landia”.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved

ezgif-2-fdb2723f59

BTF---Nuevo-HB-0823---300x600