Los puntos claves del plan terrorista: cómo Hamas engañó a Israel mientras organizaba un ataque devastador.

El grupo terrorista planificó durante meses el avance contra civiles y militares israelíes. Los milicianos masacraron a al menos 700 víctimas.

NACIONALES 09 de octubre de 2023 Karukinka Noticias Karukinka Noticias

BANNER_WEB_AREF

LRL2WEGI27VGUGWDWYZQZD5HIQ

Banner_Prohibición_Fuego_780x90

Una cuidadosa campaña de engaño hizo que Israel se viera sorprendido cuando el grupo islamista palestino Hamas lanzó su devastador ataque, permitiendo que una fuerza que utilizaba excavadoras, alas delta y motocicletas se enfrentara al ejército más poderoso de Oriente Próximo.

El asalto del sábado, la peor brecha en las defensas de Israel desde que los ejércitos árabes declararon la guerra en 1973, se produjo tras dos años de subterfugios por parte de Hamas, que mantuvo en secreto sus planes militares y convenció a Israel de que no quería luchar.

Mientras se hacía creer a Israel que estaba conteniendo a un Hamas cansado de la guerra proporcionando incentivos económicos a los trabajadores de Gaza, los combatientes del grupo estaban siendo entrenados y adiestrados, a menudo a la vista de todos, dijo una fuente cercana a Hamas.

Esta fuente proporcionó muchos de los detalles del relato del ataque y su preparación que ha reconstruido Reuters. Tres fuentes de la seguridad israelí, que al igual que otras pidieron no ser identificadas, también contribuyeron a este relato.

“Hamas dio a Israel la impresión de que no estaba preparado para una lucha”, dijo la fuente cercana a Hamas, describiendo los planes para el asalto más sorprendente desde la Guerra de Yom Kippur hace 50 años, cuando Egipto y Siria sorprendieron a Israel y le hicieron luchar por su supervivencia.

“Hamas utilizó una táctica de inteligencia sin precedentes para engañar a Israel durante los últimos meses, dando la impresión pública de que no estaba dispuesta a entrar en una lucha o enfrentamiento con Israel mientras se preparaba para esta operación masiva”, dijo la fuente.

Israel reconoce que le pilló desprevenido un ataque programado para coincidir con el Sabbat judío y una festividad religiosa. Combatientes de Hamas irrumpieron en ciudades israelíes, matando a 700 israelíes y secuestrando a docenas. Desde entonces, Israel ha matado a más de 400 palestinos en sus represalias contra Gaza.

“Este es nuestro 11-S”, dijo el mayor Nir Dinar, portavoz de las Fuerzas de Defensa israelíes. “Nos han pillado”.

“Nos sorprendieron y llegaron rápido desde muchos puntos, tanto desde el aire como desde tierra y el mar”.

Osama Hamdan, representante de Hamas en Líbano, dijo a Reuters que el ataque demostraba que los palestinos tenían la voluntad de lograr sus objetivos “independientemente del poder y las capacidades militares de Israel”.

Simulacros

En uno de los elementos más llamativos de sus preparativos, Hamas construyó un simulacro de asentamiento israelí en Gaza donde practicaron un aterrizaje militar y se entrenaron para asaltarlo, dijo la fuente cercana a Hamas, que añadió que incluso grabaron vídeos de las maniobras.

“Israel seguramente las vio, pero estaban convencidos de que Hamas no quería entrar en una confrontación”, declaró la fuente.

Mientras tanto, Hamas trató de convencer a Israel de que le importaba más garantizar que los trabajadores de Gaza, una estrecha franja de tierra con más de dos millones de residentes, tuvieran acceso a puestos de trabajo al otro lado de la frontera y no tenía interés en iniciar una nueva guerra.

“Hamas fue capaz de construir toda una imagen de que no estaba preparada para una aventura militar contra Israel”, dijo la fuente.

Desde la guerra de 2021 con Hamas, Israel ha tratado de proporcionar un nivel básico de estabilidad económica en Gaza ofreciendo incentivos, entre ellos miles de permisos para que los gazatíes puedan trabajar en Israel o Cisjordania, donde los salarios en la construcción, la agricultura o los servicios pueden ser 10 veces superiores a los de Gaza.

“Creíamos que el hecho de que vinieran a trabajar y trajeran dinero a Gaza crearía un cierto nivel de calma. Nos equivocamos”, declaró otro portavoz del ejército israelí.

Una fuente de seguridad israelí reconoció que los servicios de seguridad de Israel fueron engañados por Hamas. “Nos hicieron creer que querían dinero”, dijo la fuente. “Y todo el tiempo participaron en ejercicios/ simulacros hasta que se desbocaron”.

Como parte de su subterfugio en los últimos dos años, Hamas se abstuvo de realizar operaciones militares contra Israel, incluso cuando otro grupo armado islamista con base en Gaza conocido como Yihad Islámica lanzó una serie de sus propios asaltos o ataques con cohetes.

La moderación mostrada por Hamas suscitó críticas públicas de algunos partidarios, de nuevo dirigidas a crear la impresión de que Hamas tenía en mente preocupaciones económicas y no una nueva guerra, dijo la fuente.

En Cisjordania, controlada por el presidente palestino Mahmud Abbas y su grupo Al Fatah, hubo quien se burló de Hamas por guardar silencio. En una declaración de Fatah publicada en junio de 2022, el grupo acusaba a los dirigentes de Hamas de huir a las capitales árabes para vivir en “hoteles y villas de lujo”, dejando a su pueblo sumido en la pobreza en Gaza.

Una segunda fuente de seguridad israelí afirmó que hubo un periodo en el que Israel creía que el líder del movimiento en Gaza, Yahya Al-Sinwar, estaba preocupado por gestionar Gaza “en lugar de matar judíos”. Al mismo tiempo, Israel desvió su atención de Hamas al impulsar un acuerdo para normalizar las relaciones con Arabia Saudí, añadió.

Israel se enorgullece desde hace tiempo de su capacidad para infiltrarse y vigilar a los grupos islamistas. En consecuencia, según la fuente cercana a Hamas, una parte crucial del plan consistía en evitar filtraciones.

Muchos dirigentes de Hamas desconocían los planes y, mientras se entrenaban, los 1.000 combatientes desplegados en el asalto no tenían ni idea del objetivo exacto de los ejercicios, añadió la fuente.

Cuando llegó el día, la operación se dividió en cuatro partes, dijo la fuente de Hamas, describiendo los diversos elementos.

El primer movimiento fue una andanada de 3.000 cohetes disparados desde Gaza que coincidió con incursiones de combatientes que sobrevolaban la frontera en alas delta, o parapentes motorizados, dijo la fuente. Israel ha dicho anteriormente que al principio se dispararon 2.500 cohetes.

Una vez que los combatientes en ala delta estuvieron en tierra, aseguraron el terreno para que una unidad de comandos de élite pudiera asaltar el muro electrónico y de cemento fortificado construido por Israel para impedir la infiltración.

Los combatientes utilizaron explosivos para romper las barreras y luego las cruzaron a toda velocidad en motocicletas. Las excavadoras ensancharon las brechas y entraron más combatientes en todoterrenos, escenas que describieron los testigos.

Una unidad de comandos atacó el cuartel general del ejército israelí en el sur de Gaza y bloqueó sus comunicaciones, impidiendo que el personal llamara a los mandos o se comunicara entre sí, según la fuente.

La parte final consistió en trasladar rehenes a Gaza, lo que se consiguió en su mayor parte al principio del ataque, dijo la fuente cercana a Hamas.

En una toma de rehenes muy publicitada, los combatientes secuestraron a asistentes a una fiesta que huían de una fiesta cerca del kibutz de Re’im, cerca de Gaza. Las imágenes de las redes sociales mostraban a decenas de personas corriendo por campos y carreteras mientras se oían disparos.

“¿Cómo pudo ocurrir esta fiesta tan cerca (de Gaza)?”, dijo la fuente de seguridad israelí.

La fuente de seguridad israelí dijo que las tropas israelíes estaban por debajo de sus efectivos en el sur, cerca de Gaza, porque algunos habían sido redistribuidos a Cisjordania para proteger a los colonos israelíes tras un aumento de la violencia entre ellos y militantes palestinos.

“Hamas se aprovechó de ello”, afirmó la fuente.

Dennis Ross, un ex negociador de Oriente Medio que ahora está en el Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo, dijo que Israel había estado distraído por la violencia en Cisjordania, lo que llevó a una “presencia delgada y poco preparada en el sur.”

“Hamas probablemente tuvo éxito más allá de sus expectativas. Ahora tendrán que enfrentarse a un Israel decidido a diezmarlos”, afirmó.

El general retirado Yaakov Amidror, ex asesor de seguridad nacional del primer ministro Benjamin Netanyahu, dijo a la prensa el domingo que el asalto representaba “un enorme fracaso del sistema de inteligencia y del aparato militar en el sur.”

Amidror, presidente del Consejo de Seguridad Nacional entre abril de 2011 y noviembre de 2013 y ahora investigador principal del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén, dijo que algunos de los aliados de Israel habían estado diciendo que Hamas había adquirido “más responsabilidad”.

“Estúpidamente empezamos a creer que era cierto”, dijo. “Entonces, cometimos un error. No volveremos a cometer este error y destruiremos a Hamas, sin prisa pero sin pausa”.

1180x180

BTF_VueltaAlCole_0220_BannerGIF_280x452