Ley Ómnibus: las justificaciones del Gobierno sobre las ausencias de Posse, Caputo y Sturzenegger en el Congreso.

El jefe de Gabinete y el ministro de Economía, responsables centrales del proyecto, no asistieron ni asistirán a las reuniones informativas de las comisiones en Diputados porque están ocupados en gestionar la crisis. En tanto, el asesor de Milei no fue convocado porque no tiene un cargo formal.

NACIONALES 10 de enero de 2024 Karukinka Noticias Karukinka Noticias

BANNER_WEB_AREF

VSTZYGCN35BBZJLXP4O65QX3JI

Banner_Web_Operativo_Invierno_780x90

La ausencia de los principales funcionarios que intervinieron en la ley ómnibus en el plenario informativo de comisiones del Congreso -el asesor presidencial, Federico Sturzenegger; el ministro de Economía, Luis Caputo; y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse- provoca una fuerte polémica con la oposición, que considera insuficiente la cantidad y jerarquía de los enviados a defender el proyecto. El Gobierno, que tomó la decisión sobre sus representantes unilateralmente, dejó trascender que no consideraron prioritario debatir con los legisladores en medio de la gestión de la crisis.

“Hay cosas más importantes para hacer que ir a responder preguntas. Está bien que haya, y mandamos gente idónea a contestar. Pero el ministro de Economía y el jefe de Gabinete tienen que seguir gestionando la crisis mientras se sientan a debatir”, dijeron en la Casa de Gobierno esta tarde, mientras los referentes de la oposición kirchnerista despotricaban durante el primer encuentro de la serie, que terminará el jueves.

El presidente de la bancada de Unión por la Patria, Germán Martínez, fue uno de los más vehementes. “Pedimos que vengan todos los ministros. Tiene que venir el Jefe de Gabinete. Y tiene que venir Caputo. A no ser que quiera esconderse como hizo en el gobierno de Macri”, expresó Martínez en el inicio de la sesión. Y agregó: “¿Qué van a hacer con Sturzenegger? Porque todos dicen que es un ministro sin cartera. ¿Quién le paga el sueldo?”.

La convocatoria a los funcionarios del Ejecutivo, como dicta el reglamento parlamentario, le corresponde a los presidentes de las comisiones. En este caso, los libertarios Gabriel Bornoroni, (Legislación General); Nicolás Mayoraz (Asuntos Constitucionales), y José Luis Espert (Presupuesto y Hacienda), que no consultaron a la oposición a la hora de convocar a los representantes del Ejecutivo. “(Carlos) Heller solía reunirse con el bloque opositor para ordenar las presencias de funcionarios. Tendría que haber habido un mecanismo así, pero no hubo nada. Lo decidieron ellos como se les cantó”, compararon en el bloque de Unión por la Patria, en referencia al predecesor de Espert.

Los criterios de Javier Milei para enviar a los funcionarios fueron variados y adaptables a cada cartera. En la Jefatura de Gabinete aseguraron que Posse no fue convocado porque “la decisión fue enviar a los especialistas en cada tema”. Pero esa directiva no se aplicó en el caso de Sturzenegger, que escribió el proyecto de puño y letra (dijeron que era imposible llamarlo, porque no tiene cargo); ni del ministro Caputo, a pesar de que tiene un rol formal y de que uno de los aspectos centrales de la ley “Bases” es la economía.

En el Palacio de Hacienda se limitaron a asegurar que “Toto” no asistió porque “no correspondía”, pero no respondieron sobre los motivos por los cuales era impropio que respondiera preguntas de los diputados. Mientas que en la Casa Rosada deslizaron que, en realidad, se vio obligado a declinar porque debía atender a la comitiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se encuentra en el país desde el viernes. “Es realmente una cuestión de agenda. El país está prendido fuego. Hay otras cosas más importantes de las cuales ocuparse que discutir detalles”, se sinceró un funcionario en Balcarce 50. Es la línea que marcó el propio Milei desde el primer día, durante la ceremonia jura como presidente, cuando eligió darle la espalda al Congreso para dirigirse a la militancia en la plaza a pesar de los reclamos de los indignados bloques parlamentarios.

La selección de los ministros y secretarios que enfrentarían la inquisición en el ámbito legislativo se hizo en poco tiempo. Hasta el jueves, el Gobierno no tenía certezas sobre las reuniones en comisión de esta semana, que fueron convocadas sólo después de que lograron conformarlas, tras arduas negociaciones. El viernes, a última hora, el secretario administrativo de Bornoroni informó que irían funcionarios del Ejecutivo, sin mencionar cuáles. Y recién ayer se detalló quiénes eran los elegidos, aunque la corta lista fue modificada, hoy.

Las asistencias se están decidiendo sobre la hora. En la bancada oficialista habían informado ayer que el jueves iría al Congreso la titular de Capital Humano, Sandra Pettovello junto a sus secretarios. Pero ayer hubo un cambio de planes: finalmente la ex empresaria se quedará en su oficina, y sólo se presentarán tres de sus subordinados: Pablo de la Torre, de Desarrollo Social; Leonardo Cifelli, de Cultura, y Carlos Torrendell, de Educación. El titular de Trabajo, Omar Yasín, no fue llamado “porque la ley no tiene temas significativos laborales”, justificaron en Nación.

Y hoy se sumó a último minuto al encuentro en el Congreso el procurador del Tesoro, Rodolfo Barra, para respaldar en el primer turno al el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, que también fue secundado por José Rolandi, el segundo de Posse. Después le tocó el turno al ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, que compareció solo.

La temperatura en el salón del anexo subió en varios tramos de la discusión, a pesar de que Chirillo arrancó con un intento de poner paños fríos: “No se pretende que se cierre el Congreso. Se piden cosas muy específicas en un plazo que podría ser más corto y nos están pidiendo que sea más corto. Esto es mucho más preciso y moderno que todas las reformas del Estado que se llevaron a cabo en gobiernos anteriores”, dijo entre cuestionamientos.

Este miércoles asistirán el ministro del Interior, Guillermo Francos; la titular de Seguridad, Patricia Bullrich, para abordar la reforma política y las restricciones a la protesta, dos de los núcleos más polémicos del paquete de leyes. También, el secretario de Finanzas, Pablo Quirno; y de Comercio, Pablo Lavigne; nuevamente Chirillo y el secretario de Agricultura, Fernando Vilela, para tratar la reforma impositiva, el pago de deuda, los cambios en defensa de la competencia, energía y bioeconomía que coordinó Caputo.

El último día será el turno de los secretarios de Capital Humano, ya mencionados. Y por ahora no se confirmó si irá el ministro de Salud, Mario Russo. Pero podrían haber más modificaciones en el esquema de presentaciones que el Gobierno impulsa de manera exprés, sin disposición a extender Extraordinarias, mientras toma la prerrogativa de decidir, sobre la marcha, quiénes explican y quiénes se mantienen al margen de la discusión política con los espacios no libertarios.

ezgif-2-fdb2723f59

BTF---Nuevo-HB-0823---300x600