A cuánto puede llegar el dólar este año según un importante banco de Wall Street.

El Bank of America hizo sus proyecciones sobre el tipo de cambio oficial y paralelo, con una comparación con otras monedas de países emergentes.

NACIONALES 31 de enero de 2024 Karukinka Noticias Karukinka Noticias

BANNER_WEB_AREF

MKZ35GWQ53CQNNZMILEPYPLFOQ

banner ahorro energía

Uno de los principales bancos de Wall Street que sigue de cerca la economía de la Argentina efectuó proyecciones sobre el tipo de cambio, tras la devaluación del dólar oficial en el cierre de 2023, y teniendo en cuenta la espiralización reciente de la inflación.

Se trata del Bank of America (BofA), que proyectó un dólar oficial a 2.200 pesos para fin de año, un alza de 172,1% para todo 2024. Si se tiene en cuenta la elevada inflación esperada para el año en curso, no se trataría de una devaluación dramática, más si se lo compara con el salto cambiario que experimentó el dólar oficial a lo largo de 2023, de un 356,3%, desde los 177,16 a los 808,45 pesos.

Asimismo, los analistas del gigante bancario norteamericano estimaron una suba del dólar “blue chip” o “contado con liquidación” del 162,7%, desde los $1.004,92 que cerró el 2023 a los 2.640 pesos para fin de 2024.

En este aspecto, un dato a destacar es el achicamiento de la “brecha” cambiaria, que en el presente oscila entre el 50% y el 60% según la cotización paralela del dólar a considerar. En los cálculos de BofA, ésta quedaría reducida a un 20% para fin de año. No obstante, no sería nada alentador que el gobierno de Javier Milei se vea obligado a mantener el “cepo” cambiario durante todo 2024, pues este control sobre el dólar es la raíz de la diferencia entre las cotizaciones.

Otra conclusión que se puede apreciar es la de la debilidad crónica de la moneda argentina respecto de los demás países de la región. Por ejemplo, en el presente el peso argentino y el chileno guardan una relación cercana al “uno a uno”. Pero hacia fin de año la moneda del país vecino se estabilizaría a una tasa de cambio de 900 por dólar, mientras que en nuestro país saltaría a los 2.200 pesos. Por lo tanto, el “uno a uno” con Chile pasará a jugar a favor del país trasandino en un 2,4 pesos argentino por uno chileno.

Para darle dimensión a la devaluación que esperan los especialistas hay que recordar que durante el crítico año 2002 el dólar oficial subió desde un peso, con el colapso de la convertibilidad, a 3,38 pesos a fin de aquel año, un 238%, aunque con una diferencia abismal en cuanto a la tasa de inflación, que hace 22 años alcanzó el 41% en doce meses, lo que significó una tasa de cambio históricamente elevada en términos reales durante el gobierno de Eduardo Duhalde.

Muestra de esta relación, que permite una aproximación para determinar si el dólar está “caro” o “barato” es el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM) que mide el Banco Central, en base a la tasa de inflación y devaluación de la Argentina y de sus principales socios comerciales.

El ITCRM tocó un pico histórico de 208 puntos -sobre una base 100 de equilibrio teórico- el 25 de junio de 2002, cuando el dólar oficial rozó los 4 pesos.Este mismo índice llegó a los 162 puntos el 14 de diciembre de 2023, inmediatamente después de la devaluación anunciada por el ministro Luis Caputo, que llevó al dólar mayorista a los 800 pesos.

Hoy este tipo de cambio oficial, que se utiliza para las operaciones de comercio exterior, se paga a 825,80 pesos, pero ante el impulso inflacionario la competitividad cambiaria fue perdiendo terreno, y el ITCRM se asentó en 119 puntos el 29 de enero de este año, apenas encima de los 114 puntos del 14 de agosto de 2023, cuando el entonces ministro de Economía Sergio Massa aplicó un salto cambiario de $62,65 o 21,8% en un día, para llevar al dólar oficial a a 350 pesos. Parece lejos en el tiempo, pero pasaron menos de seis meses desde aquel evento.

Por otra parte, el ITCRM está ahora claramente debajo de los 148 puntos del 14 de agosto de 2019, luego de que el dólar mayorista trepara el 12 de agosto desde los $45,40 a los $55,75 en un día, una suba del 22,8%, después de las PASO de aquel año que consagraron a la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

SALUD-480-OK

BTF---Nuevo-HB-0823---300x600